LAS MERCEDES DEL LLANO: MÁS DE UN SIGLO DE HISTORIA

LAS MERCEDES DEL LLANO: MÁS DE UN SIGLO DE HISTORIA
LIBRO DE EDGARDO MALASPINA.

PADRINO DE LA 1RA. PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.

PADRINO DE LA 1RA. PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.
ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001
DERMATÓLOGOS.2001

PLACA DE RECONOCIMIENTO

PLACA DE RECONOCIMIENTO
X PROMOCIÓN DE MEDICOS.UNERG.2010

HUESPED DISTINGUIDO.

HUESPED DISTINGUIDO.
ORTIZ.2008




XXIX CONVENCIÓN NACIONAL DE CRONISTAS OFICIALES DE VENEZUELA

XXIX  CONVENCIÓN NACIONAL DE CRONISTAS OFICIALES DE VENEZUELA
MATURÍN.2011

HUESPED DISTINGUIDO.MATURIN.2001

HUESPED DISTINGUIDO.MATURIN.2001
MATURIN.2011.

domingo, 21 de septiembre de 2008

140 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DE LAS MERCEDES DEL LLANO

CRÓNICAS DE LAS MERCEDES DEL LLANO

Por: Edgardo Malaspina

RELATOS DEL CIRUELAR, UN TRIBUTO EN LOS 140 AÑOS DE LA FUNDACIÓN DEL PUEBLO.


Los primeros habitantes de Las Mercedes del Llano vinieron del Hato Palacios en 1868, tras la huella del ganado y en busca del agua. Acompañaban a Don Jorge Carpio, el fundador del pueblo. Así lo escribió el doctor Julio De Armas .Esa fue la camada fundadora del pueblo. La segunda gran oleada de pobladores sobrevino con el petróleo descubierto en zonas aledañas a la ciudad. Procedía de todas partes del país. Un grupo importante llegó del Estado Falcón con experiencia en la industria petrolera. Echó raíces, fundó familias, trabajó la tierra y fortaleció el comercio. La impronta de esta gente laboriosa aún permanece en nombres como Mirimire y Punto Fijo que han soportado el paso del tiempo.
La profesora Inés Vargas Tiape, mercedense descendiente de la rama falconiana ,
comparte con nosotros sus recuerdos que reflejan la infancia de todos sus contemporáneos: humilde, sin muchos juguetes plásticos, sin televisión, que sólo tenían en algunos hogares en blanco y negro; pero con mucho paisaje natural, paseos campestres y cuentos que por la noches nos relataban las abuelas y los tíos; pero por sobre todo, con mucha felicidad.

Concha Rachadell noveló la vida mercedense de los años veinte del siglo XX. Habló con nostalgia de las fiestas de la alta sociedad, sus cuitas y amores expresados en serenatas y veladas poéticas. Carlojuvenal tomó los acontecimientos fundacionales del pueblo y sus personajes y los llevó a la literatura a través del cuento. Ahora Inés Vargas nos regala unos relatos breves, muy reales, pero también muy mágicos porque no existe infancia sin magia. Los relatos además tienen una peculiaridad : retratan la historia, el origen de una de las barriadas mercedenses más populares y extensas: el Ciruelar

Una madrugada de insomnio leo el manuscrito de Inés Vargas. Con cada hoja leída me acerco a Las Mercedes del Llano. En medio del silencio contemplo su cielo lleno de estrellas que la autora compara con luciérnagas gigantes. Con el canto de los gallos estoy en un conuco esquivando las plantas para no estropearlas. Luego aparecen los juegos: el escondido, trompos zarandas…Camino por las calles polvorientas de mi pueblo. Estoy en una casita con paredes de barro, piso de barro y techo de cinz. La lluvia lo golpea , y ese sonido me parece la más hermosa de las músicas.

Con sus relatos mercedenses Inés Vargas nos hace soñar y recordar una de las etapas más bellas de nuestras vidas. Digámoslo con palabras de Ernesto Sábato: “Lo mejor de este mundo es la infancia. En esa época todo es eterno y no hay límites , contamos los periodos según las fiestas, los cumpleaños , las navidades y el paso de los Reyes Magos”.


1 comentario:

Omero dijo...

Hola Lalito...full de acuerdo con este pensamiento de Ernesto Sábato....que buenos estas palabras de mi pueblo...todo esto me recuerda las arepas que hacia mi mama para vender, por alla a finales de la decada del 60, cuando viviamos al lado de la fruteria Santa Elena de los hermanos Rico (Juancito, Ruben y Evelio)...en la avenida Bolivar frente a Saul... seria bueno también mencionar las partidas de beisbol que haciamos los domingos donde jugábamos con guantes inservibles, pero nosotros felices...lo unico malo de esa epoca fué la falta de oportunidades de Estudio y Trabajo, el pueblo estaba deprimido económicamente...por lo que mucha gente se vió en la necesidad de emigrar a otros lares...entre ellos nosotros, pero a pesar de la distancia, siempre estaremos pendiente de los vaivenes, de esta tierra alegre y de buena gente, donde creo se produce el mejor queso llanero de Venezuela...enhorabuena hermano y felicitaciones por esta página que nos mantiene al corriente del pueblo...saludame a mi hermano Coco.