LAS MERCEDES DEL LLANO: MÁS DE UN SIGLO DE HISTORIA

LAS MERCEDES DEL LLANO: MÁS DE UN SIGLO DE HISTORIA
LIBRO DE EDGARDO MALASPINA.

PADRINO DE LA 1RA. PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.

PADRINO DE LA 1RA. PROMOCIÓN. MISIÓN SUCRE.
ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001

I PROMOCIÓN DE DERMATÓLOGOS.UNERG.2001
DERMATÓLOGOS.2001

PLACA DE RECONOCIMIENTO

PLACA DE RECONOCIMIENTO
X PROMOCIÓN DE MEDICOS.UNERG.2010

HUESPED DISTINGUIDO.

HUESPED DISTINGUIDO.
ORTIZ.2008




XXIX CONVENCIÓN NACIONAL DE CRONISTAS OFICIALES DE VENEZUELA

XXIX  CONVENCIÓN NACIONAL DE CRONISTAS OFICIALES DE VENEZUELA
MATURÍN.2011

HUESPED DISTINGUIDO.MATURIN.2001

HUESPED DISTINGUIDO.MATURIN.2001
MATURIN.2011.

jueves, 31 de diciembre de 2015

LAS UVAS DEL TIEMPO

LAS UVAS DEL TIEMPO

(Del baúl de los recuerdos)


Un día visité la casa natal de Andrés Eloy Blanco en Cumaná y sentí la paz espiritual que nos invade cuando traspasamos los portones de un templo. Allí están para nuestra devoción y admiración su escritorio hecho  por el propio vate, el consultorio médico de su padre y los viejos tomos en la biblioteca (“ ¡Mi casona oriental! Aquella casa/con claustros coloniales, portón y enredaderas/”), todo celosamente cuidado; y el patio  donde crece,  un descendiente en quinta generación del “gran parral que daba todo el año uvas más dulces que la miel de abejas”, parral que le inspiró el famoso poema que todos conocemos y que los amigos José Barreto y el profesor José Manuel Celis solían recitar cada 31 de diciembre por allá en Las Mercedes del Llano.

31 DE DICIEMBRE DE 1991 EN LAS MERCEDES DEL LLANO

HACE 24 AÑOS EN LAS MERCEDES DEL LLANO
(Del baúl de los recuerdos)

Esta foto es del 31 de diciembre de 1991 cuando recibimos el año nuevo junto a nuestros padres (QEPD) en Las Mercedes del Llano. Eran tiempos cuando nos reuníamos en casa con las puertas abiertas. La gente entraba y salía para darse un abrazo y brindar por las cosas buenas que nos esperaban. Ahora hay que encerrarse bajo muchas llaves y echarse un trago como lo hacían los esclavos en tiempos de la Colonia que aparentaban  estar rezando en una capilla para brindar subrepticiamente y no ser castigados por alegrarte. Es decir: bebemos como bebían nuestros ancestros negros: “encapillaos”.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

LA NAVIDAD EN LAS MERCEDES DEL LLANO

NAVIDAD EN LAS MERCEDES DEL LLANO

Edgardo Malaspina

El sosiego de las  madrugadas decembrinas mercedenses  es interrumpido por el toque festivo de las campanadas de  la iglesia. De Paraguitos,  La Rochela   , 5 de Julio  y otros barrios la gente camina hacia la plaza. El pueblo despertó . Los mayores van a la misa, los más jóvenes a pasear, patinar  y  a lanzar traqui traquis ; pero casi todos irán a la venta de Mamila a probar las arepitas dulces y el café  reconfortante para vencer el frío y el sueño.

Matilde  de Calzadilla ( la popular, querida y siempre recordada Mamila, 14.03.1922) llegó a Las Mercedes proveniente de Guiría (Edo. Sucre), puerto del  Atlántico, donde confluyeron las razas y las lenguas. Los misioneros capuchinos lo fundaron en el siglo XVIII, los conquistadores lo hicieron bastión para partir en busca  de El  Dorado; los franceses antillanos lo usaron de escondite cuando huyeron de las represiones políticas; los indios formaban parte de las misiones religiosas;  de Africa llegó la mano de obra esclava; Ingleses   e hindúes también vinieron para labrar la tierra. Floreció la agricultura y el patua como idioma producto del cruce de gentes provenientes de distintas geografías.
El poblado tuvo sus momentos económicos  estelares que opacaron las guerras. En el siglo XX con la fiebre petrolera, el cacao deja de ser el rubro principal de explotación nacional.Sus precios bajan y su producción también. No hay trabajo y  la gente emigra a todos los confine del país tras la huella del oro negro. Es así como en los años cuarenta (del siglo XX) Mamila llega a Las Mercedes, donde la explotación petrolera estaba en su auge. Venía, junto a dos hermanas más, con sus padres Julianita Calzadilla  y Tomasito La paz. Tuvo muchos hijos: Leobaldo, Robin, Luis, Nelina y Eucaris. A ellos dirigió siempre palabras de cariño y el consejo en el momento preciso para enfrentar  las dificultades de la vida.

No hay persona nacida en Las Mercedes que no conozca aunque sea por referencia   a Mamila en una esquina de la plaza Bolívar. Sus bocadillos resumidos en una arepa portadora de la mejor culinaria oriental los devorábamos cual manjar de dioses en los preludios friolentos de los amaneceres mercedenses con misas de aguinaldo.
La alegría navideña  para muchas generaciones de mercedenses está asociada a la figura de Mamila, una mujer generosa pero enérgica. No es casualidad que su nombre germánico de pila, Matilde, significa “guerrero fuerte”.


 La multitud hace cola frente al kiosko humeante  por las sartenes con aceite hirviente. Las emanaciones de una gastronomía sencilla y sabrosa se esparcen por el ambiente navideño. El gourmet mercedense degusta parado o deambulando por la plaza de rejas y muros de concreto. Una mujer amable y con sonrisa bondadosa atiende al público. Así  quedó retratada Mamila en la nostalgia  de mi ya evanescente memoria infantil.